Opinión

"La pandemia [de coronavirus (covid-19)] destrozó al mundo en 2020. No ha destruido las raíces del sistema global que potenció su extensión y coartó la respuesta de la sociedad. Esto requerirá de acción revolucionaria conjunta, cuyas semillas ya están germinando en todo el planeta, desde amplios paros laborales hasta el creciente reconocimiento del rol del capitalismo en la debilitación de la salud de la humanidad y de la Tierra.  Precisamente por esa razón, quienes están en el poder están maniobrando para reprimir la rebelión y el disenso, para usar el racismo/nacionalismo y militarizar el pensamiento, y para mantener a billones de personas en el trabajo o lo suficientemente empobrecidas para estar desesperadas por trabajo cuando los capitalistas estén listos."

Ver Artículo

 

Video Recomendado

 

IRSA, la infraestructura de la devastación